Para informacion gratis, suscríbete:

sábado, 18 de julio de 2009

El Misterio del Zodiaco. Misterios Celestes. El Origen de los Signos Zodiacales.



He encontrado el siguiente escrito de max Scholten. una interesante pieza que resuelve un enigma de tiempo atrás. un misterio que involucra la bóveda celeste al sol y las constelaciones. El misterio del Zodiaco.

Si Te Da flojera leer, entonces Escucha oprimiendo el botón que dice "Escuchar Noticia" un poco mas arriba en este post.

" El Zodiaco es, en su conjunto -siempre según el ocultismo y las ciencias paranormales- el camino aparente que sigue el sol por la estrellada bóveda; mas como los hombres antiguos no podían ver el astro pasando por delante ni por detrás de los otros cuerpos celestes, porque la irradiación de su luz oculta toda otra luz estelar, Flammarión opinó -y antes que el otros autores- que el Zodiaco se trazó mas bien observando la marcha de la luna, que parece seguir el mismo camino.
Bailly afirma que luego que los hombres reconocieron que la luna y los planetas jamás rebasan una zona de la esfera celeste bastante angosta, denominada Zodiaco por los griegos y Camino Amarillo por los chinos, fue cuando se pensó en medir el movimiento de los astros, y dividir la aludida zona en partes iguales para facilitar la operación.
En unos sitios se imaginaron 28 partes y en otros 27, y las llamaron casas o moradas, como hasta hoy las llama el astrólogo, porque efectivamente la luna aparentaba morar en ellas siguiendo su camino por la zona zodiacal.
Casi todos los pueblos admitieron la división en 28 partes. los chinos, los coptos, los árabes, los persas y los indios, los siameses y algunos otros pueblos solo contaron 27. los caldeos, desde tiempos muy remotos, establecieron el numero 12 hasta hoy admitido.

La Antiguedad de los Signos Zodiacales

Respecto a la antiguedad de los signos zodiacales, dijo el insigne Flammarión:

"Eudoxio dice que los solsticios y los equinoccios se han fijado en el decimoquinto signo, o sea en medio de Aries, Cancer, libra y capricornio. esta fijación era anterior a su tiempo, y asciende al siglo de Chiron, hacia 1.353 Antes de Cristo.
Pero es de todo punto inverosímil que los que establecieron esta división no la hiciesen empezar en el punto de los equinoccios y los solsticios, que son de origen mas natural.
Indudablemente, estos cuatro puntos hicieron la primera división del Zodiaco respecto al sol; y la de los doce signos no es mas que los cuatro signos subdivididos cada uno en tres.
Es evidente que cada equinoccio y cada solsticio ha debido de encontrarse al principio y no en medio de una constelación por lo que esta división debe ser anterior a los tiempos en los equinoccios y solsticios se hallaron en medio de las constelaciones, por lo menos 1.080 grados, tiempo que necesitaron de quince grados.
Por consiguiente, se podría suponer que el equinoccio de primavera concurría entonces con el primer grado de la constelación de tauro, y esto hacia el año 2400 A.C.
Mas si por un lado multitud de testimonios y algunas observaciones demuestran que 3000 años antes de Cristo las constelaciones de las pleyades y de tauro habían sido observadas y el Zodiaco conocido, y por otro lado, las tradiciones hacen creer que el año empezaba con el sol en Tauro, necesariamente hay que convenir que el equinoccio fue colocado mas adelante, en la elíptica, y en el espacio de un signo entero, de manera que primititivamente correspondía al primer grado de Géminis, o al menos, estaba colocado en las ultimas estrellas notables de Tauro, tales como las que se hallan en los extremos de los cuernos.
Esta suposición viene apoyada por Virgilio, que parece decirlo expresamente: Candidus auratis aperit eumcorntbus aunum taurus.
El equinoccio no ha podido corresponder al ultimo grado de tauro mas que 4.500 años antes de cristo, o sea unos 6.370 antes del presente."
Las autorizadas palabras de Flammarion que hemos transcrito, resultan tan alejadas de toda exageración presumible, que el Ilustre Laplace, en virtud de razones de mucho peso, concediole al Zodiaco una antiguedad aun mayor.

" Los nombre de las constelaciones no les fueron dados al azar, afirmó el gran astrónomo, sino que contenían semejanzas, producto de muchas indagaciones y de sistemas de explicación correctamente ideados.
Algunos de dichos nombres parecen referirse al la marcha del Sol; Por ejemplo, Cancer y capricornio aluden a la retrogradación del astro con referencia a los solsticios, y libra declara la igualdad de los días y las noches durante el equinoccio.
los demás signos se refieren a cosas de la agricultura y al clima del país de origen del Zodiaco. El signo de capricornio esta en su sitio ocupando el punto álgido y no el mas bajo del curso del Sol.
En esta posición, que se remonta a unos 15.000 años, libra se hallaba en el equinoccio de primavera y las constelaciones contenían grandes semejanzas con el clima y la agricultura de Egipto."

Efectivamente, el zodiaco constituye uno de los Grandes Misterios del ocultismo, habiendo llegado a exponerse la teoría de que el mismo se debe solamente a las enseñanzas dadas por los "dioses2 extraterrestres, que en tiempos ya muy lejanos llegaron a la tierra para comunicar a los seres humanos, a la sazón, retrasados en sus conocimientos, todo su saber o, al menos, todo el saber que las mentes algo obtusas de los terrestres eran capaces de absorber en aquella lejana época.
De no ser así, podemos comentar, como los Italianos que:"
"Se non e vero ben trovato"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tódo para el blog