Para informacion gratis, suscríbete:

viernes, 30 de marzo de 2012

Las Antiguas Ciudades Africanas de 200.000 Años de Antiguedad ¿? Las runias de las Ciudades de los Annunaki


Según la mitología sumeria, hubo un momento hace 250.000 años que los dioses anunnakis (en súmero: "aquellos que de los cielos vinieron a la tierra") decidieron disputarse el control del planeta tierra y el control de su planeta natal, Nibirú.

Un extracto de la cuarta tablilla de los destinos, traducida por Zecharia Sitchin (directo de la bibliotecapleyades) :

¿Quién estará al mando de los asentamientos, quién estará al mando del
Abzu?,
así le preguntó Ea a Enlil. ¿Quién tomará el mando para la ampliación de Eridú, quién supervisará los
asentamientos?, así decía Alalu. ¿Quién tomará el mando de las naves celestes y del lugar de aterrizaje?, así
inquirió Anzu. ¡Que venga Anu a la Tierra, que tome él las decisiones!, así dijo Enlil en
respuesta.


Viene ahora el relato de cómo Anu vino a la Tierra,
de cómo se echaron suertes entre Ea y Enlil, de cómo se le dio a Ea el título-nombre de Enki,
de cómo luchó Alalu por segunda vez con Anu.
En un carro celestial viajó Anu a la Tierra; siguió la ruta junto a los planetas.
Nungal, el piloto, dio una vuelta alrededor de Lahmu; Anu lo observó atentamente.
La Luna, que en otro tiempo fue Kingu, circundaron y admiraron.
Echaron Suertes y decidieron 

Luego de esto, la misma tablilla comenta como quedó la repartición final de la tierra:

Ésas fueron las órdenes de Anu; Ea y Enlil inclinaron la cabeza aceptándolas.
Hubo anocheceres y amaneceres; y a Eridú volvieron todos. En Eridú tuvieron un consejo, para asignar trabajos y deberes. Ea, que había fundado Eridú, fue el primero en pronunciarse: yo he fundado Eridú; que se establezcan otros asentamientos en esta
región, que se conozca por el nombre del Edin, Morada de los Rectos.
¡Déjeseme a mí el comando del Edin, que se encargue Enlil de la extracción del oro!
Enlil se enfureció con estas palabras: ¡El plan es improcedente!, le dijo a Anu.
Del mando y de trabajos a realizar, yo soy el mejor; de naves celestes, yo tengo los conocimientos.


De la Tierra y sus secretos, mi hermanastro, Ea, es conocedor;
él descubrió el Abzu, ¡que sea él el señor del Abzu!
Anu escuchó con atención las airadas palabras; los hermanos eran dé
nuevo hermanastros, ¡el Primogénito y el Heredero Legal contendían con palabras como armas¡
Ea era el Primogénito, nacido a Anu de una concubina;
Enlil, nacido después, fue concebido por Antu, la esposa de Anu. Era hermanastra de Anu, haciendo por tanto a Enlil Heredero Legal, imponiéndose así al Primogénito para la sucesión.
Anu estaba temiendo un conflicto que pusiera en peligro la obtención del oro;
uno de los hermanos debía regresar a Nibiru, la sucesión debía ser excluida de cualquier consideración,
así se decía Anu a sí mismo. Y en voz alta les hizo una sorprendente sugerencia a los dos:
¡Uno volverá a Nibiru para sentarse en el trono, uno mandará en el Edin,
uno será el señor del Abzu,
entre los tres, yo con vosotros, lo determinaremos a suertes!


Los hermanos se quedaron callados, aquellas audaces palabras los
tomado por sorpresa.
¡Echémoslo a suertes!, dijo Anu. ¡Que la decisión venga de la mano del
hado!
Los tres, el padre y los dos hijos, unieron las manos.
Echaron suertes, las tareas se dividieron por suertes:
Anu para que vuelva a Nibiru, para seguir siendo su soberano en el trono;
el Edin le tocó a Enlil, para ser el Señor del Mandato, como su nombre indicaba,
Para fundar más asentamientos, para hacerse cargo de las naves celestes y de sus héroes,
para ser el líder de todas las tierras hasta que encontraran la barrera de los
mares.

A Ea se le concedieron como dominio los mares y los océanos,
para que gobernara las tierras bajo la barrera de las aguas,
para ser el señor del Abzu, para con ingenio procurar el oro.
Enlil estuvo conforme con las suertes, aceptó con una inclinación la mano
del hado. Los ojos de Ea se llenaron de lágrimas, no quería separarse de Eridú ni del
Edin. ¡Que Ea conserve para siempre su hogar de Eridú!, le dijo Anu a Enlil,
¡Que se recuerde siempre que fue el primero en amerizar,
que se conozca a Ea como el señor de la Tierra; Enki, Señor de la Tierra,
sea su título! Enlil aceptó con una inclinación las palabras de su padre; a su hermano
dijo así: Enki, Señor de la Tierra, será a partir de ahora tu título-nombre; yo seré
conocido como Señor del Mandato.


Parece ser que ahora, 200.000 años después, se han encontrado las ruinas de las ciudades que los sumerios comentan en sus narraciones, fueron fundadas por los annunakis (Los Elohim del antiguo testamento). En el siguiente mapa se muestra la localización satelital de los asentamientos:

lea mas: http://www.disclose.tv/forum/the-ancient-ruins-of-south-africa-adamscalendar-mystery-t20031.html#ixzz1qdanfnr6

Las coordenadas son:

Carolina -- 25 55' 53.28" S / 30 16' 13.13" E
Badplaas -- 25 47' 33.45" S / 30 40' 38.76" E
Waterval -- 25 38' 07.82" S / 30 21' 18.79" E
Machadodorp -- 25 39' 22.42" S / 30 17' 03.25" E




Para realizar una búsqueda, delimitar un cuadrado con las cuatro coordenadas y buscar allí. La cantidad de registro es impresionante. Caminos y construcciones se extienden a lo largo de kilómetros de terreno. Para una mejor mirada, levantar la cámara a 500 metros.

Esta información sería muy interesante para un arqueólogo, en condiciones normales, si no fuera porque hace 200.000 años NO existían SERES HUMANOS tal como los conocemos hoy. Lo mas cercano sería el hombre de Cro-magnon, un homínido sin la capacidad de fabricar tecnología o sembrar plantas. Era un ser cazador-recolector y vivió entre 42.000 y 12.000 AP.

Pero, estas estructuras nos demuestran, que tal vez si hubo una civilización en el pasado de la tierra, tal vez diferente a los humanos, que colonizó la parte baja de África. Según Zetharia Sitchin, los Annunakis de las historias sumerias sí tenían un propósito para su llegada a la tierra: la extracción de oro.

pero, eso es una historia de la que no nos ocuparemos en esta entrada.  Hoy nos centraremos en el sitio arqueologico y como este fué datado.

Como fue datado el sitio?

Para aquellos que no lo sepan, a las rocas no se les puede hacer el análisis de carbono 14. Esta técnica solo puede realizarsele a lo que alguna vez estuvo vivo. Básicamente lo que mide es desde hace cuanto el objeto analizado dejó de absorber oxigeno. Esto da una medida aproximada de la edad del objeto. pero tuvo que estar vivo en algún momento para poder ser datado. 

Las piedras, al no absorber oxigeno, no se les puede hacer una datación por este método y lo que mas se puede hacer es especular o, en algunas ocasiones, ver las capas de sedimento del moho o limo que recubre la piedra. 

Entonces, como se mide un emplazamiento de este tipo?

La manera de medirlo es mediante la astronomía. Muchas de estas estructuras están alineadas con estrellas y constelaciones y algunas medidas astronómicas (como el punto vernal o la estrella del norte). Es así, como se puede medir en tiempo el desplazamiento de cielo en contraste con las alineaciones de los dólmenes o megalitos de los emplazamientos. 


Los primeros cálculos de la edad del calendario se hicieron sobre la base de la subida de Orión, una constelación conocida por sus tres brillantes estrellas que forman el "cinturón" de del mítico cazador.

Las oscilaciones de la Tierra sobre su eje es por lo que las estrellas y las constelaciones cambian su ángulo de la presentación en el cielo nocturno sobre una base cíclica. Esta rotación, llamado la precesión, completa un ciclo aproximadamente cada 26.000 años. Al determinar cual de las tres estrellas del cinturón de Orión se coloca en posición horizontal sobre el horizonte, se puede estimar el momento en que las tres piedras en el calendario estaban alineadas con las estrellas visibles.

El  primer cálculo aproximado fue al menos 25.000 años. Pero nuevas mediciones y más precisas mantienen el calculo de la edad. El siguiente cálculo fue presentado por un arqueo maestro que desea permanecer en el anonimato por temor al ridículo por la fraternidad académica. Su cálculo se basa también en el aumento de Orión y sugiere una edad de al menos 75.000 años. El cálculo más reciente y certero, la mayoría realizado en junio de 2009, sugiere una edad de al menos 160.000 años, basado en el desplazamiento de Orión - plano en el horizonte -, y también en la erosión de las piedras de basalto que se encuentran en el sitio.

Algunas piezas de los dolmenes se habían roto y estaban esparcidas por el suelo, expuestas a la erosión natural. Cuando las piezas se pusieron de nuevo juntas, unos 3 cm de piedra ya se habían gastado. Estos cálculos ayudaron a determinar la edad del sitio mediante el cálculo de la tasa de erosión de la dolerita.


Justo como en la foto, el emplazamiento muestra un desplazamiento de la constelación de orión, donde la posición la indica los dólmenes alineados de la foto, por lo cual se puede datar a una fecha tan impresionante como 162.000 A.P

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tódo para el blog