Para informacion gratis, suscríbete:

miércoles, 9 de octubre de 2013

Mi experiencia Paranormal: Con la Muerte no se Juega.


Por: Freakbizarro

Bueno amigos, creo que ya que ustedes han compartido un par de sus experiencias paranormales conmigo, he de ser sincero y compartirles algunos de los hechos mas recientes que me han sucedido y que me obligan a tocar esta temática. 

Empiezo explicando el porqué dejé a un lado el escribir en el blog durante tanto tiempo : Me encontraba trabajando en una ciudad que no es la mía y por lo tanto el acceso a Internet y a mis fuentes regulares de información se vieron dificultadas por la lejanía del lugar.

Para aquellos que no lo sepan mi trabajo tiene que ver mucho con la muerte y con descifrar el pasado ya que soy antropólogo, con una tendencia marcada hacía la arqueología. Esto quiere decir que permanezco en contacto con cuerpos sin vida y sus pertenencias, lo cual me lleva a la historia que les voy a relatar.

En la ultima salida que tuve (Sí, por la cual el blog se retrasó) tuve que ir a Barranquilla, una pequeña ciudad del departamento del atlántico en Colombia, famosa por los carnavales que allí se realizan, pero que, viendolo desde una perspectiva urbanística, es una ciudad que deja mucho que desear. 

Allí trabajamos un sitio con una marcada energía pesada (si puede llamarse así) ya que el escenario bien podría ser el recuadro perfecto para una historia de cuentos de la cripta. Imaginenlo: Un lote desolado, rodeado por fábricas a mas o menos 800 mts de un río. 

El lugar fué durante mas de 40 años un basurero. Además de esto, en el una fábrica de químicos había vertido una serie de desechos que aún hoy día pueden sentirse en el ambiente. debe incluírse el hecho de que el lugar era (o es) frecuentado por carniceros ilegales que desollaban caballos y perros allí por su carne. Aparte, la ciudad fué conocida por la amplia gama de brujos y hechiceros que allí habitan.

Si a esto se le suma que fué un cementerio indígena postcolonial y que la zona posee una taza de criminalidad y consumo de drogas bastante alta, tenemos un escenario perfecto para un cuento de terror al mas puro estilo Lovercraftiano. Pero este no fué el problema ni mucho menos, aún se pone mejor.

Los hechos paranormales

Entre tanta cosa que desenterramos mi equipo y yo, alcanzamos a sacar 7 entierros indígenas, tres en entierro primario (Aún en posición de enterramiento) y cuatro urnas con huesos de diversos cuerpos. Todo ello lo almacenábamos en la misma casa en la cual nos quedábamos, habiéndose destinado un cuarto especial para ello. Aquí fue donde empezaron a  ocurrir cosas extrañas.

No bien habíamos dispuesto el primer cuerpo dentro del cuarto mencionado cuando esa noche cosas extrañas empezaron a  ocurrir: sombras siniestras andando por la casa, una horrible sensación de desespero y angustia rondaba por entre aquellos que allí convivíamos. Inclusive una noche, yo mismo ( Y lo digo como investigador paranormal y como persona a la cual nunca le habá ocurrido algo así) experimenté lo que, posiblemente, podría llamarse un intento de posesión.

Asimismo lo sintió la única mujer del grupo, quién manifestó en un par de oportunidades el hecho de no poder dormir por sentir una gran presión en el pecho que la ahogaba, como si alguien se sentara justo sobre ella. En las noches daba miedo levantarse al baño y pasar por ese cuarto, ya que el aura que emanaba no era para nada agradable, asimismo el olor a muerte que desprendía la casa. 

En un estúpido intento por solucionar la contrariedad en la cual nos encontrábamos, hice un intento de averiguar algo sobre el cuerpo del fallecido que allí teníamos por medio de un pequeño ritual de magia que aprendí a través de los libros de Aleister Crowley. 

MALA IDEA. MALÍSIMA IDEA

La primera regla de los cojuradores es "No llames aquello que no puedes controlar, menos aquello que no puedas devolver a su estado primario". Tras realizarse el ritual, la casa empezó a absorber una energía de muerte horrible: Cientos (Si no miles) de hormigas  recorrían las paredes buscando aquella masa pútrida que habíamos sacado de las entrañas de la tierra. Cuervos pasaban y se posaban justo sobre los árboles de la casa, e inclusive, se alcanzaban a escuchar voces de mujer tarde en la noche, después de que todos habíamos decidido dormir. 

Como si esto fuera poco, luego de ello encontramos el cadaver de un niño de 7 a 9 años y de una mujer ya avanzada, la cual supusimos que era la madre. Ya nos habían contado leyendas sobre el predio donde, tarde en la noche, solía aparecer un niño a  jugar con la tierra sobrante del lugar. Cuando era sorprendido, avanzaba corriendo hacia un bosque cercano y dejaba a todos sorprendidos y asustados. Tanto, como para que empezaran a relacionar esta aparición con el mismo diablo. 

Desde que sacamos a ese niño, todo empeoró: dolores de cabeza constantes para todos los trabajadores, cansancio extremo y fatiga crónica se reflejaba en las personas que trabajaron en la excavación y por si fuera poco, la curiosidad de los vecinos del lugar (Un lugar residencial popular) empezaron a mirarnos con una cara extraña, como si viesen la muerte reflejada en nosotros. 

El ambiente definitivamente se prestaba para el mal  y una noche, parece que este mal se manifestó. Fue una de las experiencias ( Y si, lo digo de nuevo como profesional en mi campo y como investigador paranormal) mas extrañas que he sentido en mi vida. 

Esa noche, tras acostarse todos y, debido al calor sofocante que hace en este lugar, decidimos dormir con la puerta entreabierta. A eso de las 2 o 3 de la mañana un perro callejero, del cual nos habíamos hecho amigos al  darle comida y a veces abrigo, empezó a ladrar como loco. 

Al despertarme por los ladridos y por el ruido constante de los mismos, noté que una extraña sombra asomaba por la puerta, de la cual solo puedo decir que se asemejaba a un pajaro muy grande, de 80 a 100 cm de alto. 

Vi como aquello peleaba intensamente con el perro, aleteando de una manera estrepitosa, lo cual yo supuse, era un método de defensa de un pajaro carroñero o algun animal de ese tipo que pasaba por el lugar. pero entonces sucedió: El grito mas espantoso y horrible que haya escuchado. Este, al parecer, era el graznido de esta extraña ave que se posó en el dintel de la puerta. 

Puesto en guardia por el ruido quedé vigilante hacia la puerta con la expectativa de lo que pudiese pasar. Es cuando ví asomarse una mano de color gris con largas garras (o eso supuse yo que era) por entre la puerta. Ya que la misma tenía una reja, la mano trató en vano de abrirse paso, pero no pudo.

El perro, siempre vigilante, hizo hasta lo imposible en su haber para contener tal animal. tanto así que terminó espantándolo. Todo hubiese quedado así si no fuera que al día siguiente, cuando me levanté, noté dos cosas que me helaron la piel y me erizaron los vellos del cuerpo: En mi brazo izquierdo tenía la marca de una garra .

Hasta hoy sigo reflexionando sobre que fué este extraño animal : Un súcubo, una bruja o quizá alguna otra entidad maligna que decido acercarse o se sintió atraída por la fuerza de la muerte que rodeaba esa casa. Aun sigo sin encontrar una respuesta asertiva a este dilema moral que tengo en mi cabeza. 

Como hombre de ciencia, estoy acostumbrado a buscar explicaciones razonables a los hechos que me ocurren día a día, pero por mas que lo intento solo me quedan dos reflexiones que quiero compartir con ustedes el día de hoy: nunca, pero NUNCA hay que jugar con magia negra y por sobre todo " Lo que está quieto se deja quieto" en especial en lo que concierne a los muertos y su descanso eterno. 

Por mi parte, he de pagar unas cuantas misas para alejar esas presencias de mí, pero el recuerdo de ese extraño animal que rondó la casa por la noche sigue presente en mis sueños y temores mas profundos. Así aprendí definitivamente y de manera muy certera, que hay cosas que ni la ciencia misma puede explicar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tódo para el blog